No todos sufrieron la trágica suerte de la infortunada Mrs.
1930 Los franceses Costes y Bellonte vuelan sin escala de París a Nueva York (septiembre 1-2 El británico Frank Whittle patenta, por primera vez, un motor a reacción.
Podría agregarse que ese peso, unido a los 75 del propio aviador, excedía en 40 la capacidad del feble "Caupolicán".
dotada de aparatos Spad 27 y Bréguet.Porque la herencia de estos intrépidos precursores es la que ahora disfruta la humanidad.Pero el mundo ya ha oído hablar mucho de ese "pequeño hombrecillo moreno" que, primero en dirigible y luego en aeroplano a motor, se pasea por los cielos de Francia impecablemente vestido con trajes oscuros, sombrero hongo y guantes blancos.El piloto piensa entonces, en su máquina como en una "mariposa" aventurera.Más tarde ganaría una especie de record no oficial de permanencia en el aire, con una ascensión que se prolongó por once regalos originales para quince horas; durante parte del tiempo, una furiosa tempestad agitaba los aires.Los malos presagios no se cumplieron, el avión desciende y el alba despunta rápidamente.A los diez minutos de vuelo dejó atrás a la torpedera, sin ver ya su piloto otra cosa que cielo y mar, y sin oír más que el ruido del oleaje, del viento y del motor Anzani de 25 hp, no más bullicioso que.De inmediato se encarga el motor al taller de Daimler, pero cuando éste llega se comprueba que su peso es mayor y su potencia menor de lo especificado.
Nadie de la alta oficialidad sabía de ello, arriesgando ser sometido a la severa sanción militar.
El primer reaprovisionamiento de un avión en pleno vuelo significó un paso importante en el futuro de la floreciente aviación Lindbergh efectuó su proeza demorando 33 horas y 30 minutos en recorrer los.200 kilómetros que separan Nueva York de la "Ciudad Luz tras volar.




La silueta es igual!Las 33 horas y fracción que demoró su vuelo marcan una encrucijada en la historia de las comunicaciones humanas: quedó demostrado de una vez por todas que ningún obstáculo impediría al hombre trasladarse por toda la superficie del globo.Timón a la izquierda, inversión, palanca al otro lado.Cuando estalla la Primera Guerra Mundial se retira a su casa de campo en las afueras de París y sufre una crisis nerviosa: se siente responsable del uso de aviones y globos como armas de guerra, culpable de los sufrimientos de quienes caen víctimas.Después de Pearl Harbour, el ataque a Luzón, el bombardeo japonés a la Armada Real, que arrojó el hundimiento del "Prince of Wales" y del "Repulse".Los habitantes del puerto corrían por las calles celebrando alborozados la conquista.
Por suerte, Daniels tuvo la buena ocurrencia de no mantener su promesa, retractándose de sus palabras.



Mientras los italianos rinden honor a su coterráneo Adriano Visconti, que consumó personalmente 26 victorias sobre el enemigo, los alemanes sitúan a la cabeza de sus ases a Erich Hartman, con el nada despreciable record de 352 victorias en combate aéreo.