sembrar pasto para ganado

Los ayuntamientos consultados aseguran que los vecinos y residentes se lo han tomado "bien por ahora" y que apenas se han registrado infracciones.
"Tenemos agua garantizada para pasar la temporada turística, pero sólo si mantenemos las restricciones que hay ahora.
Juntas suman unos 110.000 habitantes censados, pero la cifra se puede triplicar o cuadruplicar durante la temporada turística."Este mismo otoño podemos volver a estar igual, hay que repensar la política del pack regalo balneario agua".Ayer en regalo para motivar a un alumno gym Figueres estaban muy atentos a cualquier maniobra de la Agencia Catalana del Agua (ACA) y casi daban por hecho el anuncio inminente de la salida de la fase."Es un disfraz de la naturaleza, pero hay que seguir alerta comenta un portavoz del consistorio.Pero la medida estrella en un municipio donde se contabilizan centenares de piscinas privadas es la posibilidad de llenarlas con agua de mar a partir de un punto de captación que el Consistorio tiene previsto instalar en el puerto deportivo.El concejal critica la "improvisación" del Gobierno catalán, al que acusa de "centralista "Sólo se ha hablado del Ter y del Llobregat y de lo que afecta a Barcelona, somos los grandes olvidados".Boadella es el principal embalse de la cuenca del río Muga, el gran centro hidráulico de la comarca, nacido en las montañas de Bassegoda-Salines y con un recorrido de 64 kilómetros hasta su desembocadura en los Aiguamolls de l'Empordà.Las lluvias de mayo han caído con cuentagotas en la comarca, y el pantano de Boadella continúa siendo el que está en el nivel más bajo de Cataluña.Son las 49 poblaciones del Alt Empordà que beben del río Muga, entre ellas la capital, Figueres, con más.000 habitantes, y localidades turísticas como Roses, Cadaqués, Empuriabrava y Llançà.Por ahora, tienen garantizado el suministro de agua potable hasta después del verano, pero mantienen las prohibiciones de regar y llenar piscinas.El concejal del área de Medio Ambiente de Roses, Francisco Martínez (PSC confía en el éxito de la iniciativa, aún no acabada de concretar, y cree que es una buena solución para los propietarios de segundas residencias con piscina, muchos de los cuales son extranjeros.Piscinas con agua de mar.El concejal de Medio Ambiente y portavoz del grupo municipal de ICV en el Ayuntamiento de Figueres, Richard Elelman, es partidario de mantener las restricciones pese al aumento de las reservas."No están bien informados y temen que no podrán ni ducharse explica la madre.
Según Antoni Casademont, de la Unió de Pagesos, actualmente la Agencia Catalana del Agua no les garantiza ni un hectómetro para la cosecha de este año y están a la espera de la reunión de la próxima junta de desembalse del pantano de Boadella.
Elelman apuesta por instaurar una nueva cultura del agua y recuerda que, si no se toman medidas, la sequía se instalará de forma permanente.




Tiene una capacidad de 62 hectómetros cúbicos de agua y se terminó de construir en 1969 con la triple finalidad de laminar las frecuentes avenidas del río Muga, suministrar agua a Figueres y convertir en tierras de regadío unas.000 hectáreas de la comarca.También emplean agua de pozo en Llançà, donde el 60 del suministro procede de recursos subterráneos y el resto del Muga.Elelman cifra en el 15 la reducción del consumo de los últimos meses, con medidas como controles aleatorios del consumo de los contadores de agua para sancionar a los que incumplan las restricciones.Ni gota para los regantes.La actual sequía se vive con "normalidad" en el pueblo y no temen por la campaña turística.Calculan que en un año normal consumen unos 15 hectómetros cúbicos para irrigar unas.000 hectáreas de cultivo de regadío, básicamente cereales, forrajes y frutales.Ocurrió en la década de 1970 y los vecinos aún recuerdan las penurias de no tener agua ni para beber."El agua es básica y es un tema muy sensible.Mejor no correr riesgos dice."Hay que cuidar al turismo sentencia.En Roses, con una población censada.000 habitantes que en verano supera los.000, el Ayuntamiento se ha tomado muy en serio la sequía y ha sido de los primeros en promover campañas para instalar kits de ahorro en grifos y cisternas domésticas.





Fueron los primeros municipios de Cataluña en entrar en la fase 2 de excepcionalidad y serán los últimos en salir.
Muchos visitantes de la Costa Brava son extranjeros y nos consta que han seguido con preocupación las noticias sobre la sequía, la llegada de barcos con agua a Barcelona.