Mis preferidos son los que tienen formas raras y originales.
De repente, y casi sin rasca y gana poker quererlo, había empezado otra colección.
Y así, año tras año, viaje tras viaje, la colección de recuerdos va aumentando y actualmente ni sé cuantas tengo.
Para más información, puedes mirar aquí y obtendrás un 5 de descuento.El primer contagiado fue mi novio (con él creé regalos de navidad para niñas 2017 el blog) y luego mis amigos, todos nos traen un imán de sus viajes.La idea me vino cuando me regalaron uno en esta ciudad holandesa.Es que es muy fácil echarle la culpa a la recuperación de Turquía o Egipto, pero en mi opinión tanto tiene que ver eso como el boom de otros países europeos como Croacia, Chipre o Grecia.Francia y posteriormente malvendido a Estados Unidos, lo que agrandaría aún más si cabe a esta nación de nueva creación.No sería hasta el año 1993 cuando se diera casualmente con el pecio hundido y se comprendiera el misterio de El Cazador.María de, callejeando por el Mundo, twitter: @callejeando_bg.Incluso zonas de Italia como Nápoles o Sicilia.Quien me conoce sabe que considero mi colección de imanes como mi gran tesoro, sobre todo si tengo que realizar una mudanza, imagínate cómo me las ingenio para que no se me rompa ninguno!
Lagartos Cuando digo que colecciono lagartos y cocodrilos la gente suele pensar otra cosa.




Los hay de vidrio, madera, palmera, plata, cerámica, de todas las temáticas posibles y algunos realmente grandes.El problema que tengo es que esta adicción se me está yendo un poco de las manos y soy increíblemente pesada para escogerlos.Actualmente tengo unos 40 (en la foto sólo hay unos pocos) y como se puede ver son de tamaños, formas y estilos muy variables.Son de cualquier material: cerámica, terracota, metal, madera, resina, goma, tela y hasta peluche.Posteriormente fui contagiando terriblemente la fiebre loca de los imanes a mis allegados.Puede cambiar la configuración u obtener más información pulsando "aquí".